Incio

Colegio San Ignacio

  • Fuente RSS
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+

1. Visión

 

Somos una comunidad educativa ignaciana comprometida con Dios al servicio de los demás, que forja hombres y mujeres libres con talentos y capacidades creativas, en el marco de la justicia, equidad, interculturalidad, compasión y excelencia; conjugando el ser, el saber, el hacer, el convivir y el vivir la fe.

2. Misión

Desarrollar procesos educativos integrales, pertinentes, de calidad, basados en los valores ignacianos, en el marco de la pedagogía de la reflexión, comprometiéndonos a participar activamente en el cambio hacia una sociedad con fe y justicia.

.
 

LÍNEAS DE ACCIÓN

1. Aprender a ser

“El objetivo de la educación Jesuita es ayudar al desarrollo más completo posible de todos los talentos dados por Dios a cada individuo como miembro de la comunidad humana” ,Características, n. 25

  • Conocimiento de uno mismo
  • Actitud positiva respeto a si mismo, a los otros y ante la vida
  • Espíritu abierto, receptivo, sensible y de servicio
  • Sentido de responsabilidad y de esfuerzo. Compromiso
  • Crecimiento integral de la persona, intentando un desarrollo armónico de todos los aspectos: personas intelectualmente maduras y emocionalmente equilibradas; espiritualmente fuertes y humanamente llenas.
  • Capaces de ser felices y de crear felicidad en su entorno.

 

2. Aprender a saber

“Una formación intelectual completa y profunda incluye el dominio de las materias básicas, humanísticas y científicas, a través de un estudio cuidadoso y continuado, que se basa en una enseñanza de calidad y bien motivada... La educación Jesuita atiende particularmente al desarrollo de la imaginación, la afectividad y la creatividad de cada alumno en todas las materias y estudios”. Características, nn. 26 y 28

  • Curiosidad y gusto por descubrir, saber y profundizar
  • Aprender a pensar y a aprender
  • Dominar el lenguaje oral, escrito y visual.
  • Personalizar el proceso de aprendizaje
  • Capacidad de cooperar para aprender
  • Desarrollar al máximo las capacidades de los alumnos y que adquieran unos valores que los traigan a vivir una vida llena y solidaria.
  • Transmitir los contenidos con rigor.
  • Fuerte exigencia académica, moderada por la necesaria personalización y atención a la diversidad.
  • La evaluación como una tarea de orientación y mejora de los procesos y resultados.

 

3. Aprender a hacer

  • Expresa con libertad lo que sabe, cree y siente.
  • Desarrolla su capacidad de análisis crítico del contexto.
  • Busca soluciones creativas a situaciones y problemas cotidianos y nuevos.
  • Utiliza adecuadamente las TIC’s en el proceso de aprendizaje.
  • Participa activamente en las actividades co y extra curriculares.
  • Utiliza estrategias de estudio y de investigación pertinentes.
  • Crea y recrea objetos, situaciones y relaciones aplicando sus conoiemientos. Se comunica haciendo uso de diferentes lenguajes.
San Ignacio
  • Preserva su medio ambiente utilizando responsablemente los recursos naturales.
  • Afronta los desafíos del mundo actual: discriminación pobreza racismo y marginación.
  • Ejerce ciudadanía actuando democráticamente
  • Se acepta sí mismo y a los demás con sus valores virtudes y limitaciones.

 

4. Aprender a convivir

“Hoy nuestro objetivo educacional primero debe ser formar hombres y mujeres para los demás; hombres y mujeres que vivan no para sí mismos sino para Dios..., hombres y mujeres que no pueden siquiera pensar un amor de Dios que no incluya el amor por el menor de los prójimos; hombres y mujeres enteramente convencidos de que el amor de Dios, que no conduce hombres y mujeres a la justicia, es una farsa". Arrupe, Pedro: Hombres para los Demás, nota 5, pág. 9, referida en Características n. 82.

  • Respetar y ayudar a las personas y a la madre tierra
  • Resolver conflictos con el diálogo
  • Identificar y combatir las causas de la injusticia
  • Formar mujeres y hombres con una vocación de servicio a los demás.
  • Fundamentar y desarrollar en los alumnos actitudes de responsabilidad cívica, social, política y ecológica que los conduzcan a trabajar por una sociedad abierta, no discriminatoria, justa, fraternal y solidaria.
  • Organizar la vida del colegio de forma coherente con estos objetivos de formación social.

 

5. Aprender a vivir la fe

"Desde el punto de vista cristiano, el modelo de la vida humana - y por con¬si-guiente el ideal del individuo educado humanamente - es la persona de Jesús. Jesús nos enseña con su palabra y ejemplo que la realización de nuestra plena capa¬cidad humana se logra en definitiva por nuestra unión con Dios, una unión que se busca y se alcanza en la relación amorosa, justa y compasiva con nues¬tros hermanos. El amor de Dios, entonces, encuentra su verdadera expresión en nuestro diario amor al prójimo, en nuestro cuidado compasivo de los pobres y los que sufren, en nuestra preocupación profundamente humana por los demás como pueblo de Dios. Es un amor que da testimonio de fe y se expresa a través de la acción en favor de una nueva comunidad de justicia, amor y paz". ICAJE. “Pedagogía Ignaciana. Un planteamiento práctico”, n. 16

  • Proponer el Evangelio
  • Ofrecer acompañamiento
  • Integrar la fe y la vida
  • Dar imagen viva de Iglesia
  • Diálogo desde la fe con la ciencia, la cultura y las creencias
  • Cualquier actividad del Colegio constituya una auténtica y verdadera pedagogía de la fe cristiana, ya sea con el testimonio personal y comunitario de los educadores, ya sea con las actividades directamente catequéticas y pastorales.
  • La pedagogía de la fe debe respetar la libertad, abrirse al diálogo y conducir a una experiencia de Dios profunda, a una fe comprometida con todos los hombres.
  • Manifestar las raíces cristianas de nuestras opciones ético-sociales.